medicusmundi advierte de la falta de educación en valores respecto a la sexualidad

En el marco del 4 de septiembre, Día Mundial de la Salud Sexual, la ONGD medicusmundi ha querido reflexionar acerca de de la calidad y los retos del Servicio Vasco de Salud en esta materia y sobre la atención que hay que poner en los posibles movimientos hacia la privatización de determinados servicios. Inmaculada Vila, voluntaria de la ONGD que trabaja desde hace años como ginecóloga en Osakidetza, reconoce que la oferta de servicios de Osakidetza en materia de salud sexual y reproductiva es “bastante amplia”. Sin embargo, y a pesar de la información disponible en la actualidad para la población más joven, reconoce que la asignatura pendiente es la educación sexual.

[Leer más…]

[Entrevista] Marie Josée Kandomba “Levain des Masses se ha convertido en referente de la defensa de los intereses de las mujeres”

Desde 2012 y con el apoyo de entidades públicas y privadas vascas, Levain des Masses y medicusmundi bizkaia colaboran para la puesta en marcha de proyectos de atención integral de mujeres y jóvenes supervivientes de violencia sexual. El programa ha facilitado atención médica y psicológica, asesoramiento y acompañamiento jurídico así como formación integral para favorecer la reinserción socio-profesional de las mujeres y las jóvenes. Actualmente están en ejecución dos proyectos de atención a víctimas de violencia de género y jóvenes en riesgo de exclusión social financiados por el Fondo de Solidaridad 0,7% de la UPV/EHU y el Fondo 0,7% de los trabajadores y trabajadoras del Gobierno Vasco y Osakidetza.

Para conocer mejor el trabajo que realizamos hemos entrevistado a Marie Josée Kandomba secretaria ejecutiva de Levain des Masses.

1. ¿Cómo comenzó su andadura  en Levain des Masses?
El 14 de febrero de 1994 en Boma, provincia de Bajo Congo, 11 mujeres ilusionadas ante la celebración de la Conferencia Internacional de Beijing se reúnen para analizar la situación de la mujer. Esta reflexión supone un punto de partida y sienten la necesidad de organizarse para buscar soluciones de cara a la promoción de la dignidad de las mujeres. Así nació PRIFED, Programa de Integración de la Mujer en el Desarrollo. Al finalizar la Asamblea General Extraordinaria del 20 de junio de 2000, algunas integrantes originarias del territorio Madimba consideraron oportuno cambiar el nombre por el de Levain des Masses (Levadura de las Masas) dado que se consideró que la política de integración de las mujeres en el desarrollo estaba ya desfasada.

 [Sexu-indarkeria jasan eta gero bizirik atera diren emakume gazteei zein nagusiei arreta osoko proiektuak martxan jartzeko elkarlanean dabiltza Levain de Masses eta medicusmundi bizkaia]

 2. ¿Cuál es el enfoque de trabajo de Levain des Masses?
Levain des Masses trabaja con un enfoque participativo teniendo en cuenta las demandas de las mujeres y de las jóvenes, las acompaña considerando sus necesidades y el contexto de cara a un refuerzo de capacidades que les posibilite responsabilizarse de ellas mismas y ser autónomas de cara a un desarrollo sostenible.
Levain des Masses facilita también el contacto entre personas beneficiarias y contrapartes potenciales que quieran trabajar con enfoque de género de cara a conseguir una sociedad más equitativa. A través de las actividades de incidencia política es posible además, implicar a autoridades administrativas de diferentes niveles para buscar soluciones a los problemas de las beneficiarias.

3. ¿Cuál es el tipo de apoyo que facilita Levain des Masses?
A lo largo de estos años, las mujeres supervivientes de violencia sexual han recibido un apoyo integral comenzando por la atención médica y el asesoramiento jurídico, pasando por el acompañamiento psico-social hasta la reinserción socio profesional y económico.
El apoyo institucional se traduce en la puesta en marcha y dinamización de asociaciones, micro-empresa agrícola y pequeñas cooperativas de productoras generadoras de ingresos. Para ello se les brinda apoyo a través del refuerzo del liderazgo, la alfabetización funcional y el apoyo técnico con formación socio-profesional basada en el aprendizaje de oficios, así como la formación para la producción en ganadería menor y aves de corral, apicultura, corte y confección, y transformación de productos agro-alimentarios (chikwangue, chip de banana, tomate, jugo a base de frutas locales).

4. ¿Cuáles son las causas principales de la violencia de género?
La pobreza, la supervivencia de los hogares está en las manos de las mujeres que deben recorrer largas distancias para buscar tierras de cultivo, agua y leña; esto las expone al acoso de los dueños de las tierras. Las mujeres consiguen tierras de cultivo ofreciendo sus cuerpos en contra de su voluntad. Además, las niñas y las jóvenes son víctimas de la exclusión social debido a costumbres retrogradas que favorecen las escolarización de los niños.  La sobrecarga de las responsabilidades en el hogar que recae en las niñas es una causa del abandono escolar cuya tasa no cesa de aumentar. Algunas niñas venden los productos comerciales de sus padres y el trabajar hasta tarde, las expone a la violencia sexual. Por último, la ignorancia entorno a la salud reproductiva no permite educar a las niñas para actuar con responsabilidad y se encuentran expuestas a matrimonios y embarazos precoces o prostitución de menores.

5. ¿Cuáles son los principales obstáculos con los que se encuentran?
Aún se sigue recurriendo a los acuerdos amistosos en caso de violencia sexual y además, el procedimiento judicial es largo y farragoso, lo que favorece la impunidad. El hecho de que muchos agresores salgan indemnes favorece el aumento de la tasa de violencia sexual. A esto hay que añadir la corrupción y el tráfico de influencias.
El que las mujeres y las jóvenes no denuncien los casos de violencia sexual por desconocimiento de sus derechos, miedo a las represalias o al estigma es una de las causas de la persistencia de la violencia de género. Además, las familias también frenan en ocasiones las denuncias por miedo a romper la cohesión familiar, o bien porque no cuentan con recursos económicos para hacer frente al coste del procedimiento judicial.
También existe una escasa implicación de las autoridades político-administrativas.

[Kongoko Errepublika Demokratikoan sexu-indarkeriaren kasuan bi alderdien arteko adostasuna bilatzen da. Epai-prozedurak luzeak eta korapilatsuak dira eta horrek zigorgabetasunaren alde eragiten du]

6. ¿Qué resultados positivos y lecciones aprendidas destacaría?
•    Un centenar de mujeres y jóvenes se han reinsertado socio-económicamente en los dos últimos años.
•    Se han puesto en marcha cuadros de concertación en las entidades administrativas para dar seguimiento a los casos de violencia sexual.
•    Mayor coordinación entre las estructuras de salud, el Estado y Levain des Masses.
•    Levain des Masses se ha convertido en una estructura de referencia en cuanto a la defensa de los intereses de las mujeres y además, cuenta con la confianza de las autoridades y de la comunidad.
•    Existe un liderazgo femenino emergente aunque esté debilitado por el poder económico.
•    Las actividades de sensibilización sobre los derechos de las mujeres y de las jóvenes y sobre la legislación en vigor es una estrategia válida que ha permitido que algunas supervivientes rompan su silencio.
•    Contar con 16 días de activismo y con la jornada internacional de la mujer supone una oportunidad de cara a la sensibilización y toma de conciencia de la población en materia de violencia sexual.

7. ¿Cómo se lleva a cabo la reinserción educativa y socio-profesional?
Levain des Masses dispone de un centro socio-profesional equipado, con capacidad para 75 chicos y chicas, que permite a las supervivientes de violencia sexual y a la juventud socialmente excluida aprender un oficio a través de la alfabetización concientizante y funcional. Las supervivientes reciben formación durante tres años. Tras este periodo, quienes han superado las pruebas reciben una acreditación y un pequeño kit de trabajo para su reinserción socio-profesional.

8. ¿Cuáles son los desafíos y las perspectivas de futuro?
Género y paridad tienen que asentarse en nuestras comunidades, esto querría decir que la toma de conciencia de las mujeres, que requiere de un acompañamiento, debe continuar. Ocurre lo mismo con la lucha contra la violencia sexual. Queremos que Levain des Masses se convierta en un centro piloto para la autonomía de las mujeres y de las jóvenes en la provincia del Bajo Congo, en particular, y en la República Democrática del Congo, en general.
Para ello, Levain des Masses se siente en la obligación de movilizar fondos para trabajar a favor de una política de género. Esto exige no solamente infraestructuras y logística adecuadas, sino también un liderazgo que provenga de una determinación y una abnegación al servicio de la misión y visión asignadas.
Como la respuesta a la lucha contra la violencia sexual debe ser multisectorial, Levain des Masses quiere reforzar su rol en el marco de la sinergia de lucha contra la violencia sexual para impulsar la implicación de todos los actores.

¡Quema tu bikini, chica! *

Debería estar prohibido que el verano sea sinónimo de traumas. Comprarse un bikini que te quede bien es misión imposible; el moreno de los anuncios, leyenda urbana; un día de playa nunca es tan idílico como en las series; el agua de las piscinas jamás está tan limpia como aparece en las fotos de las revistas; depilarte con cera en pleno julio, cruel. La vida siempre es mucho más torpe que en las películas. Me pregunto por qué nadie se tropieza en los anuncios.

[Leer más…]

“Motxila esperientzia eta irakaspenez beteta ekartzea espero dugu”

Iratxe Agirre (Iurreta, 1994) eta Iraia Derteano (Abadiño, 1990), durangaldeko bi gazte dira. Iratxe Zientzia Ekonomikoen azken urtea ikasten dabil Sarrikoko unibertsitatean, eta Iraia, Ingelerako magisteritza Arangoitiko eskolan amaitu eta gero, gizarte integrazioa ikasten dabil Erandion. Biak Juventud Vasca Cooperante programaren baitan aukeratuak izan dira aurten, uztailetik urrira bitartean, Guatemalan kooperante gisa aritzeko. Maleta ilusioz eta gogoz lepo, haiekin hitz egin dugu, bidai aurreko sentipenak ezagutzeko.

[Leer más…]

Burkina Faso: hacia la tolerancia cero en la mutilación genital femenina

A continuación, reproducimos un artículo de opinión escrito por África Caño y Casilda Velasco, al hilo del Día Internacional Contra la Mutilación Femenina, celebrado el pasado día 6 de febrero:

La mutilación genital femenina (MGF) es una violación de los derechos humanos fundamentales de las niñas y las mujeres, y así está reflejado en la legislación internacional y en la Carta Africana de Derechos Humanos; así como en las legislaciones de muchos de los países donde se practica. A pesar de esto, se calcula que en el mundo hay 135 millones de niñas y mujeres víctimas de esta práctica arraigada en más de 28 países de África y Asia, y que ha emigrado también a otros países, incluida España.

La MGF afecta siempre a la salud física y psíquica de las niñas y las mujeres. Puede costar la vida en el momento de su realización y sus complicaciones aumentan de forma considerable el riesgo de morir durante el parto o de padecer graves secuelas durante toda la vida (fístula obstétrica, infecciones crónicas). La MGF no solo afecta a las niñas y las mujeres; un estudio de la Organización Mundial de la Salud, realizado en varios países africanos, concluye que la mortalidad y la necesidad de reanimación tras el parto es mayor en los recién nacidos de madres mutiladas.

Burkina Faso ha sido uno de los países promotores de la Resolución, aprobada por la Asamblea General de Naciones Unidas el 20 de diciembre de 2012, dirigida a intensificar los esfuerzos a nivel mundial para lograr la eliminación de la MGF. Esta actuación está vinculada a la trayectoria que, desde hace más de 20 años, sigue este país en su compromiso de poner fin a la MGF: en el año 1991, Burkina Faso (BF) modificó su Constitución para adaptarla a la Declaración Universal de Derechos Humanos, garantizando la igualdad entre las personas, sin discriminación de ningún tipo. Desde 1996 cuenta con una legislación específica que penaliza su realización, con penas mayores para el personal sanitario o paramédico, o ser cómplice de la práctica de la MGF. Burkina ha firmado todos los acuerdos internacionales y regionales en materia de derechos humanos y contra la mutilación genital femenina y, junto a otros países, ha solicitado a la Unión Africana la prohibición total de esta práctica. Recientemente, con el apoyo de Naciones Unidas, Burkina Faso ha elaborado un Plan Nacional de Acción para promover la eliminación de la MGF como parte de una política de tolerancia cero.

En una encuesta demográfica y de salud realizada en 2010 por el gobierno de BF, con el apoyo de diversas organizaciones internacionales, el 70% de las mujeres encuestadas admitió haber sufrido una MGF. Sin embargo, la encuesta mostró una notable disparidad entre generaciones: mientras que las mujeres entre 45-49 años estaban mutiladas en un 89%, este porcentaje bajaba al 58% en las niñas y jóvenes de 5 a 19 años, lo cual debe traducirse como una señal de la disminución constante del número de mujeres y niñas mutiladas en estos últimos años.

En Burkina Faso, al igual que en el resto de los países africanos donde está presente la MGF, esta no se practica de forma uniforme a todas las mujeres: el riesgo de padecerla se incrementa si se pertenece a determinadas etnias como, por ejemplo, la Mossi; si se vive en un medio rural o cuando el nivel educativo de la madre es menor. Ninguna religión aprueba la práctica de la MGF; sin embargo, es más prevalente en familias musulmanas (80%) que en las católicas y protestantes (60%).

¿Por qué, a pesar de estar prohibida legalmente, y del intenso trabajo realizado en su contra en el país, se sigue practicando? La MGF está muy arraigada culturalmente en la sociedad burkinabe, ya que se considera que facilita el matrimonio de las mujeres y mejora su estatus en la sociedad: en efecto, la mutilación genital temprana pretende controlar la sexualidad de las jóvenes y mujeres, preservando así su castidad y virginidad hasta el momento del matrimonio y obteniendo con ella esposas que no serán promiscuas sino dignas y fieles. Hay, además, otras creencias como las que consideran que la mutilación genital femenina ayuda a mejorar y mantener la higiene personal, que el clítoris es un órgano masculino y puede causar daños al recién nacido en el momento del parto, etc. Pero, sobre todo, es la presión social y la necesidad de cumplir con las tradiciones lo que permite la pervivencia de esta y otras prácticas que son nefastas para la salud de las mujeres y las niñas.

Medicus Mundi está presente en Burkina Faso desde 1975, con proyectos y programas de cooperación sanitaria dirigidos, sobre todo, a mejorar la salud de las mujeres y niñas del país, apoyando la estrategia de Salud Reproductiva del Ministerio de Salud, fundamentalmente en la lucha contra la mortalidad materna y la mutilación genital femenina. En este último apartado, la labor de Medicus Mundi se ha basado en el apoyo al “Comité Nacional de Lucha contra la Práctica de la Escisión[1]” sobre todo en las zonas rurales, de difícil acceso y con menos recursos. Estos proyectos se realizan en colaboración con el personal sanitario local, especialmente con las matronas, por ser personas reconocidas y respetadas por la población y depositarias de la confianza de las mujeres y contemplan la sensibilización de la población, la formación del personal sanitario y el apoyo logístico a las asociaciones locales que luchan contra esta práctica, contribuyendo, mediante esta estrategia, a la disminución de su realización en aquellas zonas donde hemos intervenido.

Medicus Mundi sigue en Burkina tratando de mejorar la Salud Sexual y Reproductiva, especialmente de las mujeres. Con este objetivo, recientemente, una ginecóloga y una matrona se han desplazado al país para poner en marcha un proyecto que pretende introducir en los currículos de formación del personal sanitario, especialmente matronas, el enfoque de derechos y de género, lo cual tendrá un papel relevante en la lucha contra la mutilación genital femenina.

En estos 40 años de trabajo en Burkina Faso hemos tratado, y logrado en muchos casos, de mejorar la salud de la población y, especialmente, de sus mujeres y niñas. Pero, aunque el camino que resta por andar es arduo, está en nuestro ánimo seguirlo hasta que la erradicación de la mutilación genital femenina sea una realidad.

Pablo Cabrero: “El principal reto de la cooperación es romper con la dependencia y el paternalismo”

Si hablamos de la República Democrática del Congo y del trabajo que los organismos de cooperación al desarrollo realizan allí, Pablo Cabrero es uno de los personajes que podría ayudarnos a comprender mejor toda la complejidad del país africano. Cooperante desde muy joven, dejó Yakarta (Indonesia), para embarcarse, como coordinador de medicusmundi Bizkaia, en un apasionante viaje al Bajo Congo, del que en esta entrevista nos deja un amplio análisis, además de varias interesantes reflexiones en torno a su sociedad, los proyectos llevados a cabo y la evolución que la propia cooperación al desarrollo ha tenido durante los últimos años.

Pregunta: ¿Cómo llegaste a trabajar con medicusmundi Bizkaia? ¿Cuál fue tu primera toma de contacto con la organización?

Pablo Cabrero: Pues a través de Internet. Vi la oferta de medicusmundi Bizkaia, y me pareció atractiva, tanto por el país, la República Democrática del Congo, como por el propio proyecto, muy interesante. Hice la entrevista por Skype y decidieron contar conmigo. Y en cuanto a la primera toma de contacto, todo fue muy sencillo, ya que pasé unos días en Bilbo con la anterior coordinadora, Amaia, y me puso al día de todo, tanto de los proyectos que se estaban llevando a cabo, como de la propia idiosincrasia del país, la sociología del lugar y, en resumen, de todo lo que me iba a hacer falta allí. La verdad es que me facilitaron todo.

P: ¿Cómo fue ese primer viaje al Congo? ¿Sentiste miedo al cambio, a lo desconocido?

P.C: No, más que miedo yo hablaría de responsabilidad, del peso de la responsabilidad. Me daba mucho respeto afrontar esas nuevas responsabilidades del cargo, la carga ingente de trabajo a la que iba a hacer frente, si sería capaz de controlarlo todo. Afortunadamente, he de decir que allí me encontré con un equipo fantástico, que siempre estuvieron dispuestos a ayudarme y que facilitaron sobremanera mi trabajo. Recuerdo con especial cariño a Ainize, una chica de Donosti que convivió conmigo y con la que trabé una amistad que hizo todo el trabajo, que en ocasiones es dura, mucho más llevadera.

Y en cuanto al propio viaje, recuerdo que eran años muy difíciles para el Congo. Además de la propia inestabilidad política, presente siempre en el país, se le sumó la crisis económica, además de la propia agresividad de algunos policías, que hicieron que la situación fuera tensa en algunos momentos. Recuerdo, por otra parte, que la capital, Kinshasa, estaba absolutamente levantada, en obras, dificultando todos los trayectos y complicando todo el trabajo.

P: ¿Qué valoración haces del trabajo realizado en el Congo como coordinador? ¿Qué proyectos se llevaron a cabo?

P. C: Nuestra actividad durante la época en la que fui responsable de coordinación, de marzo de 2010 a marzo de 2011, nuestra labor se centró en tres grandes proyectos. El primero, del FOCAD, para el saneamiento y mejora de las condiciones de higiene de tres distritos de Kinshasa. El segundo, un trabajo con una comunidad de personas con problemas mentales, y el tercero, en colaboración con una ONG local, asistencia a personas enfermes de VIH.

¿Si se cumplieron los objetivos? Yo creo que en general, podría decirse que si, no tanto porque se finalizaron algunas obras en el aspecto del saneamiento, si no porque, en términos generales, conseguimos la implicación de la población local, que es el verdadero objetivo de la cooperación. Y en otros procesos más lentos, como los cambios de hábitos, el empoderamiento de la mujer, el sentido de comunidad que trabaja junta, se vieron avances, a pesar de que, como he dicho, la evolución en esta área es mucho menos visible.

P: La metodología ha variado en el último año, haciéndose cargo de la coordinación una nativa congoleña en lugar de una persona expatriada, como venía haciéndose hasta la fecha. ¿Cómo has visto esa transición y que resultados está dando este profundo cambio?

P. C: Si, aunque yo, más que de una transición, hablaría de dos. La primera ocurrió entre los propios expatriados, al identificar varias debilidades que observamos durante bastante claro y decidir que había que incluirlas en el proyecto de cooperación. Se trataba de trabajar sobre los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres en la zona del Bajo Congo, además de llevar esa labor de cooperación desde la propia capital, Kinshasa, a zonas más rurales, en las que el desarrollo y la situación eran bastante más precarios. La segunda transición es la que tú comentas. Vista la inestabilidad de cambiar constantemente de coordinador, además de la desconfianza que generan los continuos cambios entre los nativos, se opta por, en una decisión algo arriesgada, por novedosa, dejar la coordinación en manos de una mujer del equipo congoleño que ya trabajaba allí.

En cuanto a los resultados, he de decir que he podido visitar la zona en la que desempeñamos nuestra labor este pasado septiembre, aunque ya como observador, externo, claro, y he podido comprobar con satisfacción, que el proyecto avanza con paso firme. Es cierto que hay que limar ciertos detalles y dinámicas, y que la decisión sorprendió mucho en una sociedad tan jerarquizada y machista, pero podemos decir que estamos muy satisfechos con la decisión.

P: ¿Cómo podemos definir la situación del Congo en aspectos como la higiene o la sanidad pública?

P.C: La del Congo es una situación complicada en ese ámbito. Hay que tener en cuenta que de Kinshasa hasta la costa y el puerto, hay una carretera, sólo una, y que todos los núcleos urbanos de entidad se sitúan junto a ella. Fuera de ahí, no hay absolutamente nada en lo que se refiere a medios para mejorar la higiene o que garanticen la sanidad pública. La mayoría de centros de salud son de la época de la colonización belga, y no tienen electricidad, disponen de agua, en el mejor de los casos, de algunas horas durante el día…Faltan medios, sobre todo en las zonas rurales, donde la situación es muy precaria.

P: ¿Cuál es la situación de las mujeres en el país? ¿Qué visión hay sobre los derechos sexuales y reproductivos?

P.C: La situación de las mujeres en el Congo es similar al que tienen éstas en la mayoría de países africanos, esto es, son las encargadas de cuidar de la casa, de hacerse cargo de los oficios, de cuidar a los niños y niñas, de recolectar, de tener todo en orden y limpio…Es una sociedad absolutamente patriarcal. Están absolutamente sometidas. Además, el índice de natalidad es altísimo, las familias suelen tener 7-8 niños, y eso solo agrava la ya de por si complicada situación de éstas mujeres.

Por otra parte, es destacable la impunidad existente en torno a la violencia sexual. El maltrato existe, es muy común, pero hay un silencio colectivo sobre el tema que lo invisibiliza, que le resta importancia y dificulta atajar el problema. Hay leyes contra la violencia sexual, están redactadas, pero es muy difícil llevarlas a la práctica porque, como en muchas otras áreas, faltan recursos con los que aplicar esas normativas que pudieran ser validas en otras situaciones.

P: ¿Cuáles son los principales retos a los que se enfrenta la cooperación al desarrollo en el Congo estos próximos años?

P.C: Los retos para el futuro en el Congo son los mismos retos que existen desde hace tiempo en el país. Esto es, fomentar una cooperación de igual a igual que rompa la dependencia respecto a los países occidentales y europeos, alejada del paternalismo imperante y empoderando a los propios habitantes congoleños, implicándoles en dinámicas que mejoren su calidad de vida. Que sientan el progreso como suyo, que ellos mismos sean soberanos y sean capaces de organizarse para mejorar. ¿Cómo hacerlo? La única opción es buscar acuerdos entre las diferentes ONG y asociaciones que fomente una cooperación de igual a igual y se aleje del asistencialismo.


La cooperación al desarrollo se ha profesionalizado muchísimo en los últimos años. Ahora hay más factores, muchísimo más control sobre los fondos que se utilizan…Esto en si mismo es algo positivo, porque es dinero público y hay que controlarlo, pero por otra parte, nuestro trabajo ahora es mucho más complejo y burocrático, ya que auditar y justificar todos y cada uno de los gastos que tenemos, y esa transparencia, repito, necesaria, hace que en ocasiones se pierde flexibilidad en el trabajo diario.

Por otra parte, y yo creo que de manera acertada, la cooperación ha evolucionado desde el paternalismo religioso hacía una cooperación de igual a igual, que empodere a la población y les haga dueños de su futuro. En ese sentido, creo que estamos en el bueno camino.

Resumen 2014: Guatemala

En el país vecino, en Guatemala, se trabaja junto a otras ONGs de la zona como Nuevos Horizontes o ASECSA, organización indígena que da apoyo y ejerce labores de coordinación junto con medicusmundi Bizkaia. El trabajo de campo se sitúa en la zona noroccidental del país, una zona selvática en el que conviven muchísimas aldeas de nativos. En este caso, el trabajo que se realiza busca recuperar la labor de las comadronas tradicionales, enseñándoles técnicas a las nuevas generaciones que de otra manera se perderían en el olvido. Además, la salud medioambiental constituye otra de las principales preocupaciones en un territorio de alta riqueza mineral y natural, que ha atraído a multinacionales de todo el planeta, que expolian sistemáticamente el territorio guatemalteco.

Esa lucha contra el desarrollismo voraz y asfixiante que representan las transnacionales se ha convertido en uno de los principales carriles en todo el trabajo del voluntariado en Guatemala. También en Quetzaltenango. La defensa del hábitat, del entorno, de lo que aquí conoceríamos como “Amalurra”, se ha convertido en prioridad. Mantener y fortalecer las tradiciones y el espacio donde pervivir es uno de los grandes objetivos ahora, sin olvidar el resto del ingente trabajo que se desarrolla en la zona, como la asistencia en el primer nivel de salud comunitaria, consistente en la mejora de la higiene y de las condiciones del agua, que eviten la aparición de diarreas y fiebres altas, o la omnipresente lucha por la visibilización social y política de las mujeres y, sobre todo, por sus derechos sexuales y reproductivos.

Esos derechos sexuales son vulnerados constantemente en la zona de Chimaltenango, un cruce de carreteras en el que la prostitución tiene una fuerte presencia, siendo caldo de cultivo para violaciones y todo tipo de violencias para con las mujeres, especialmente las prostitutas, uno de los colectivos más débiles y desamparados de la sociedad. El trabajo de medicusmundi Bizkaia busca ser integral, aunando la protección de éstas mujeres y la prevención y concienciación de los habitantes de Chimaltenango.

Resumen 2014: Honduras

Dando un largo salto atlántico, nos centraremos ahora en echar un vistazo a los procesos desarrollados en Centroamérica, empezando por Honduras. En este país, el mayor trabajo de medicusmundi Bizkaia se centra en los distritos de Puerto Cortés y de Ceiba, situados en la zona norte del país, cerca de Guatemala y con salida al mar del Caribe.

Allí, mediante un programa del Gobierno Vasco iniciado en 2008, se pretende una mejora global de los accesos al agua en algunas comunidades rurales instaladas en la frondosa selva hondureña. Este proyecto, que se desarrolla con el apoyo de otras organizaciones, como los Padres Paules, y varias instituciones y municipalías locales, tiene como fin no solo mejorar o construir las instalaciones existentes, sino introducir entre la población nativa el concepto comunitario y autogestionado, esto es, que sean las propias comunidades las que se hagan cargo de las obras, el mantenimiento y la gestión, haciendo responsables de su propio entorno.

Por otra parte, se ha mejorado la coordinación con otros agentes, como las citadas instituciones (cuerpos policiales, médicos, agentes sociales y políticos) a la hora de activar ciertos protocolos, y se ha colaborado con algunos laboratorios en la investigación de varias muestras de agua de los diferentes poblados, a fin de asegurar una buena salubridad e higiene del entorno.

El respeto a los derechos sexuales y reproductivos y el empoderamiento de la mujer, al igual que en África, también juegan un papel fundamental en Latinoamérica. De la misma manera que en Congo, la organización de los grupos de mujeres tiene por objeto la búsqueda de la equidad respecto a los hombres en un entorno absolutamente machista y patriarcal, donde las mujeres se sitúan al margen de las grandes decisiones del colectivo. Capacitarlas y convertirlas en dueñas de su propio futuro es uno de los grandes retos de medicusmundi Bizkaia en Puerto Cortés, convirtiéndolas en sujeto activo en las grandes decisiones de la comunidad.

Otra de las zonas en las que medicusmundi Bizkaia está presente en Honduras es la Ceiba, un territorio especialmente violento, en el que la presencia de las “maras” y de la fuerte presencia del narcotráfico dificulta enormemente el trabajo de campo del voluntariado. Una de las ramificaciones de ese entorno violento es la que afecta directamente a las mujeres como violencia sexista. Erradicar esa lacra es una de las prioridades en la zona, entendiendo esa violencia de género como un problema de salud pública que hay que abordar y solucionar desde diferentes planos. En ese sentido, la puesta en marcha de la conocida como “Casa Ixchel”, una casa que reúne a mujeres maltratadas y que tiene diversas funciones, desde el empoderamiento de las mujeres hondureñas (autodefensa, denuncia, etc..) hasta la formación de cuadros sensibilizadores dentro de la propia comunidad nativa.

Para 2015 se espera ampliar la presencia en Honduras con la inclusión de nuevas zonas de trabajo, como Intibuca, aunque por el momento este proyecto se encuentra en una fase embrionario de inicio de contactos.fotografia 1 Letrinas Ocote OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Resumen de 2014: Ruanda

Continuando con este resumen anual, situaremos nuestra lupa ahora sobre Ruanda, otro de los países en los que medicusmundi Bizkaia tiene varios proyectos. En este caso, el trabajo se lleva a cabo en el distrito de Kamonyi, en el que llevamos trabajando desde nuestra formación, en 1967, de manera continuada.

En el caso de Ruanda, además del trabajo anteriormente citado en torno a la higiene a nivel comunitario, una de las constantes en cualquier trabajo de campo de medicusmundi Bizkaia, es sumamente interesante la labor que se está realizando en torno al empoderamiento de distintas capas de la sociedad. Estas comunidades, agrupadas normalmente en disciplinas laborales o sociales diferenciadas, se han creado con arduo trabajo puerta a puerta, hogar por hogar, tratando de echar una mano en la organización colectiva de las citadas comunidades. Y aunque el trabajo ha sido duro y los progresos lentos, se podría decir que empieza a dar sus frutos.

Así, han ido apareciendo grupos de ganaderos y agricultores que han unido sus fuerzas en forma de pequeñas cooperativas de trabajo que se han acabado convirtiendo en auténticos referentes de su comunidad, y que tienen como último fin garantizar la seguridad y la soberanía alimentaria.

La artesanía tradicional también ha tenido su espacio, en este caso entroncado con el empoderamiento de las mujeres, ya que un nutrido grupo de éstas han organizado una asociación que pretende, mediante un trabajo grupal, recuperar y hacer perdurar el arte africano.

Ya disponibles en esta entrada todas las fotos de la entrega de premios del concurso audiovisual “Nire Gorputza, Nire Erabakia”

El pasado 28 de noviembre se celebró, en el Hika Ateneo de Bilbo, la entrega de premios del concurso audiovisual “Nire Gorputza, Nire Erabakia, Hemen eta Guatemalan!” organizado por medicusmundi bizkaia. En un ambiente festivo, y tras visualizar un video que resumía lo mejor de todos los trabajos presentados, se anunciaron los premiados. El evento contó con las actuaciones de Hirusta, Anai Arrebak y Olaia Aretxabaleta, que le pusieron ritmo, color y alegría a una preciosa noche. En esta entrada podeis encontrar las bonitas fotos que haizeaphoto realizó documentando toda la fiesta (www.haizeaphoto.com)

sari_banaketa_091

1. Premio: Shiba “Una mujer libre”:

2. Premio: Nai Train “Gure isla-Nuestro reflejo”:

3. Premio: Geuremundi “#MiCuerpoNoSeVende”:

Sari-banaketaren aurkezpena:

Hirusta taldearen kontzertua:

Anai Arrebak taldearen kontzertua (1/2):

Anai Arrebak taldearen kontzertua (2/2):

Olaia Aretxabaleta abeslariaren kontzertua: