Ya te extrañamos….

Ya te extrañamos…. Image

A Eva Nelia Lopez la conocimos en 1996, en el primer viaje que se hizo desde medicusmundi bizkaia a Honduras, para ver si podíamos trabajar con los padres Paules en Cuyamel (Omoa), cerca de la frontera con Guatemala. Eva trabajaba en el consultorio parroquial, y cuando en 1998 medicusmundi empezó a trabajar allá, ya contabamos con ella.

Siempre ha trabajado de la mano de los padres Paules en nuestros proyectos, primero en el consultorio como trabajadora, luego como gerente del mismo, y a partir de 2006 como responsable económica de los distintos proyectos de medicusmundi en Honduras.

En todos estos años, somos muchas las personas de medicusmundi, que hemos pasado por Cuyamel y los que hemos podido disfrutar de la compañía de Eva: los expatriados que han vivido allí, los que hemos ido de visita, los jóvenes del programa Juventud Vasca Cooperante, los amigos del convenio de AECID… tantos y tantos… y ella ha estado siempre ahí para hacernos nuestra estancia más fácil.

Es difícil resumir todo lo vivido y compartido con ella. Era siempre la persona que nos venía  a buscar al aeropuerto con una sonrisa, y la que nos volvía a llevar a nuestro regreso… la que junto a Ángel nos mimaba cuando estábamos en Cuyamel, o en la Ceiba, o en Intibucá… la que nos enseñó a comer rambután en nuestros viajes a La Ceiba, la que sin levantar la voz se hacía oír, la que se preocupaba de su familia, la que crecía de orgullo cuando hablaba de sus nietos…

Me quedo con los buenos ratos que hemos pasado con ella en nuestros viajes a Honduras, aquella conversación en la playa de Cuyamel entre ella y una voluntaria de medicusmundi en el año 2007, animándole a tomar responsabilidades dejando a un lado sus miedos.

Aquel primer FOCAD presentado desde terreno por ellos, por Ángel y Eva, sin personal expatriado que además fue aprobado por la agencia.

Aquel postgrado que hizo en Guatemala sobre políticas públicas en salud sexual y reproductiva con un enfoque de derechos.

El encuentro en Roatán, donde cada mañana nos íbamos a la playa, ¡cómo olvidar su cara de felicidad cuando una mañana llego hasta los delfines para jugar con ellos!

Cuando al mes de llegar, las cooperantes de JVC empezaba a acercarse a Masca y Eva siempre decía entre risas “ya las hemos perdido…”, porque siempre las cuido como si fuesen sus hijas.

Su ironía con Ángel, su compañero de aventuras en medicusmundi, siendo un equipo que, sin hablar, se entendía en las reuniones, en el día a día, las discusiones y los disensos en la oficina, pero fuera siempre eran medicusmundi…

También, sus enfados con las organizaciones con las que trabajamos cuando no entregaban las cuentas a tiempo, o porque no le cuadraban los gastos, o porque faltaba alguna factura, con ella nunca nos tuvimos que preocupar de las cuentas, era la honradez hasta el último céntimo.

Su pasión por el fútbol, ahí estaba los domingos viendo el partido en el campo, o el mundial por la tele…

Su manera de reírse casi sin hacer ruido… su manera de hacernos sentir en casa a todas las personas que nos acercamos a Cuyamel. La casa de cooperantes siempre preparada a nuestra llegada.

Muchas veces cuando presentamos proyectos a nuestros financiadores, tenemos por objetivo el empoderamiento de las mujeres, que nuestro trabajo tenga una perspectiva de género… seguramente hace 22 años cuando medicusmundi bizkaia empezó a trabajar en Honduras y Eva empezó a gestionar nuestros proyectos, no se utilizarían estos términos y simplemente apostamos por una persona joven con ganas de aprender, con necesidad de trabajar para sacar adelante a su familia….. Pero hoy podemos decir que nos ha dejado una mujer empoderada, formada en administración de empresas, formada en políticas públicas en salud sexual y salud reproductiva, empoderada a nivel personal que se hacía oír y respetar en espacios muy masculinos en Honduras, las municipalidades, los consejos de aguas de las comunidades, las comunidades… ¡que orgullosos estamos de ella!

La vamos a extrañar, ya hemos empezado a hacerlo… pero tenemos claro, que la mejor manera de hacerla feliz y honrarla, es, trabajando para que Cuyamel, Omoa y Honduras, sean mejores, sean un pueblo más justo, más solidario, con menos desigualdad y más salud

Ya te extrañamos….

Ir Atrás

Opina

*