ESTUDIO: Las y los adolescentes vizcaínos son muy vulnerables y con escasa capacidad para resistir a las presiones sociales sobre el cuerpo y el ideal de belleza

ESTUDIO: Las y los adolescentes vizcaínos son muy vulnerables y con escasa capacidad para resistir a las presiones sociales sobre el cuerpo y el ideal de belleza Image

La investigación “Violencia Bella: El cuerpo adolescente como territorio de control” se enmarca en la campaña Yo no me vendo, ¿y tú? con la que medicusmundi bizkaia pretende visibilizar la violencia simbólica sobre el cuerpo femenino como una forma de violencia hacia las mujeres. El grado de exposición de los mensajes tradicionales sobre el ideal de belleza femenina es muy alto en adolescentes de entre 13 y 18 años de Bizkaia, y vuelve a chicas y chicos muy vulnerables a repetir comportamientos y hábitos de manera inconsciente.

Hoy, 25 de noviembre, Día Internacional contra la Violencia hacia las Mujeres, y en el marco de la campaña contra la violencia simbólica Yo no me vendo, ¿y tú?, medicusmundi bizkaia ha presentado esta mañana en Bilbao las conclusiones del Estudio “Violencia Bella. El cuerpo adolescente como territorio de control”. Dicho estudio analiza la vulnerabilidad y resistencia a las presiones sobre el autoconcepto y el cuerpo femenino entre las y los adolescentes, de entre 13 y 18 años, de seis municipios de Bizkaia. En el acto han estado presentes Itziar Irazabal, presidenta de medicusmundi bizkaia, Norma Vázquez, directora de Sortzen, consultora especializada en violencia sexista y empoderamiento de las mujeres y Ane Navarro, educadora social y responsable del programa de prevención de violencia machista de Sortzen.

El estudio destaca el alto grado de exposición a los mensajes tradicionales sobre el ideal de belleza femenina y vuelve a las chicas y chicos muy vulnerables a repetir comportamiento y hábitos de manera inconsciente. En este sentido, los resultados muestran que el grado de vulnerabilidad que los chicos  presentan en el autoconcepto es también alto; los chicos son vulnerables sólo que esa vulnerabilidad es potencialmente un riesgo para ellos, sin embargo, las chicas no tienen recursos para afrontarla e integrarla.

La investigación se ha realizado con una muestra representativa compuesta por 394 chicas y chicos de seis municipios de Bizkaia (Durango, Sopela, Getxo, Mungia, Muskiz y Galdakao) y de entre 13 y 18 años. Por lo que los resultados son extrapolables a toda la población adolescente de Bizkaia.

Los grupos de discusión desarrollados constatan que los discursos de los chicos sobre este tema son mucho menos elaborados en comparación a los de las chicas. La imagen corporal, aunque es una preocupación vivenciada entre ellos y ellas, no encuentra salida en una expresión clara de los sentimientos y malestares que presenta la población masculina.

Las chicas, por su parte, combinan discursos que reiteran que los cambios en torno a la imagen corporal y el autoconcepto se dan de manera parcial contradictoria. Se muestran enfadadas con los modelos que los medios de comunicación ofrecen, pero a la vez tienen interiorizados esos valores como válidos. Son capaces de reconocer la irrealidad de esas imágenes-ficción pero no de resistir la presión que les ejerce en lo individual.

Por lo tanto, el sexo es la variable más fuerte en relación tanto a la vulnerabilidad como a la resistencia, es decir, existe un aprendizaje sesgado de hombres y mujeres en torno a la presión hacia la imagen femenina. Las influencias de los medios de comunicación refuerzan esta tendencia. Las chicas están preocupadas por temas relacionados con el corazón, la belleza y la vida de otras personas (las y los famosos), mientras que los chicos se ocupan de los deportes y las noticias.

La edad es importante a la hora de ver el grado de vulnerabilidad y resistencia; las chicas de entre 16 y 18 años son más vulnerables a la presión social que las de entre 13 y 15 años. Las mayores comienzan a tener relaciones de pareja por lo que padecen más presión en ese sentido. Por otra parte, en la preparación para ser vistas, reflejada en el estudio en lo que les gusta hacer en relación a cuidar y arreglar su autoimagen, la edad no representa una variable diferenciadora: parece que desde pequeñas esta tarea ocupa y preocupa a las mujeres.

Llama la atención que las chicas y chicos extranjeros se muestran menos vulnerables y con más resistencias a las presiones sobre el cuerpo femenino y el autoconcepto. Las diferencias obvias en el cuerpo de chicas y chicos de América Latina y África podría ser una clara limitación para que no se identifiquen con los modelos de belleza occidental, basados en piel blanca, estatura alta, silueta delgada…

Por último, en lo que a influencias de la cultura mediática se refiere, no hay apenas influencia de series en euskera. La influencia norteamericana es notable.
Las conclusiones obtenidas en el estudio están siendo abordadas con adolescentes de los centros educativos de los seis municipios vizcaínos participantes en la investigación. Los resultados obtenidos en las sesiones realizadas hasta el momento, reafirman las conclusiones recogidas en el informe. Las chicas y chicos de entre 13 y 18 años son muy vulnerables a las presiones sociales tanto sobre el autoconcepto como el concepto del cuerpo femenino y disponen de escasa capacidad para resistir esas presiones.

Por ello, durante la presentación del estudio la asociación medicusmundi bizkaia ha querido despertar la alarma y mostrar su preocupación ante esta realidad. Las violencias hacia las mujeres se han convertido en un problema que afecta física y psicológicamente a las mujeres y al conjunto de la sociedad, adquiriendo la dimensión de problemática irresuelta de la Salud Pública. De ahí, la apuesta de la asociación de visibilizar y colaborar en la erradicación de esta lacra social.

Pese a que el imaginario colectivo equipara la violencia con golpes, violaciones y muerte, existe una violencia mucho más peligrosa por ser mucho más sutil. Es aquella basada en los cánones de belleza que deben cumplir las mujeres, la que imponen los medios de comunicación, las modas, redes sociales y la sociedad en general, que son las que reportan el éxito o el fracaso social. Estas pautas de consumo y cánones de belleza abocan a la sociedad, y a las adolescentes en mayor medida, a una serie de prácticas y de hábitos que van en contra de cualquier criterio saludable.

Puedes leer la investigación completa AQUÍ

En el marco de la campaña Yo no me vendo, ¿y tú?, financiada por la Diputación Foral de Bizkaia, esta tarde sobre las 20.30 horas (tras la manifestación convocada a las 19.30 horas) en Bilbao, tendrá lugar una Performance contra la violencia simbólica sobre el cuerpo femenino, de la mano de Mujeres Imperfectas.

Ir Atrás