medicusmundi recurre al Fondo Alavés de Emergencia para ayudar a la población ruandesa afectada por las inundaciones

Este año la estación lluviosa ha sido especialmente dura en Ruanda, provocando inundaciones y deslizamientos de tierra que han causado un total de 95 personas fallecidas y 195 heridas. Además, la pérdida de cosechas y ganado ha generado una situación de riesgo nutricional para la población, que en muchos casos también ha perdido su hogar.

El Ministerio de Gestión de Catástrofes (MIDIMAR) ha contabilizado 370 casas destruidas, 4.560 hectáreas de cultivos arruinados y la pérdida de más 700 cabezas de ganado, en todo el país.

Para ayudar a paliar esta situación, medicusmundi álava/araba y medicusmundi bizkaia, que desarrollamos proyectos conjuntamente en el país africano, hemos solicitado ayuda al Fondo Alavés de Emergencia, para el aprovisionamiento de alimentos básicos, útiles para cocinar, mantas, colchones, jabón, potabilizadoras de agua y planchas de tejado para resguardar a las personas que se han quedado a la intemperie; por valor de 29.662,42 €.

Inundaciones Ruanda - Fondo de Emergencia de Álava

Mediante esta actuación, asistiremos a las familias de las mujeres que forman parte de las siete cooperativas para el desarrollo socio-económico que apoyamos en el Distrito de Kamonyi, dando apoyo a un total de 236 personas que se han visto seriamente afectadas por las inundaciones.

En medicusmundi trabajamos en el Distrito de Kamonyi desde 1994 apoyando proyectos de higiene básica y saneamiento, atención primaria en salud y desarrollo socio-económico, mediante siete cooperativas, formadas mayoritariamente por mujeres. Durante años hemos trabajado junto a las organizaciones socias UGAMA y ARDE KUBAHO desarrollando diferentes proyectos, además de actuar ante situaciones de emergencia similares.

Por el derecho a la salud integral de las personas trans*

En 1980 murieron Alfred Hitchcock y Jean-Paul Sartre; Umberto Eco publicó El nombre de la rosa  y Almodóvar estrenóPepi, Luci, Bom y otras chicas del montón’; en la Universidad Autónoma de Madrid se inauguró el Seminario de Estudios de la Mujer y, en Barcelona, la Asociación Grupo Alba reclamaba a las instituciones un centro específico para atender a mujeres víctimas de violencia machista. Ese mismo año, la transexualidad se categorizó como una enfermedad mental. Los manuales seguían llamando, hasta hace unos días, “trastorno de la identidad sexual” o de “desórdenes de la identidad de género” a las experiencias trans*. ¿Qué consecuencias acarreaba esto? Muchas, pero una resultaba especialmente sangrante: en el Estado español, las personas trans* tienen que ser valoradas por un psiquiatra, que diagnostica una enfermedad y les abre así la puerta al sistema de salud. Llaman disforia de género a no encajar en los patrones, establecidos por el patriarcado, que determinan cómo deben ser los hombres y cómo tiene que ser las mujeres. Laia Serra, abogada experta en Derechos Humanos, asegura que esto genera “una opinión pública distorsionada, estereotipada y estigmatizante: lo trans* no forma parte de la diversidad sino que es un “error del sistema”, algo extraño, solo comprensible desde la enfermedad, generando rechazo, menosprecio o, a lo sumo, compasión.

Esos criterios internacionales se trasladan a los sistemas nacionales de salud que se construyen desde la discriminación y el paternalismo: se trata a l*s trans* como pacientes, como objetos de la medicina y no como sujetos de derecho. Todo esto provoca que sea el sistema sanitario, y en última instancia los profesionales del ámbito, quienes determinan cuál es el proceso que tiene que vivir esa persona para curarse. No deben saber que el patriarcado no tiene más cura que la que ofrece el feminismo, apostando por poner en valor la riqueza de la diversidad de vivencias.

Serra insiste en la gravedad de esta cuestión: “En Europa (…), el reconocimiento de la identidad de género por parte los Estados, o no existe o exige la obtención de un diagnóstico por parte de psiquiatras/psicólog*s, la aportación de pruebas de la vivencia sostenida y pública conforme al género sentido o “experiencia de vida real”, el pase de test o cuestionarios de evaluación de la identidad de género, la renuncia al matrimonio previo si la pareja es del mismo género al que se está optando, la obligatoriedad de tratamientos hormonales o psiquiátricos durante un cierto periodo de tiempo, la sumisión a cirugías e incluso la esterilización irreversible”. Espeluznante.

Los test de la vida real al que alude Serra es una propuesta tan surrealista como la que estáis imaginando. Alba Pons lo ha definido, en su trabajo ‘El test de la vida real o la normalización de la performance de género’, como “el proceso de evaluación previo o paralelo al diagnóstico, realizado mediante seguimiento terapéutico que verifica si se cumplen o no los criterios necesarios para desarrollar la cotidianidad en el género en el que se anhela vivir”. Es la puesta en escena del género como teatro: Un chico trans* para lograr el diagnóstico favorable que necesita para poder acceder, por ejemplo, a las hormonas necesita demostrar a su psiquiatra que es capaz de vivir como tal. ¡Un test! Lo terrible es que, como Pons explica también en su trabajo: “Los sujetos trans en tanto que sujetos que rebosan las categorías legítimas deben pasar procesos de validación social y normalización, procesos que para conferirles inteligibilidad social delimitan sus experiencias, las encajan, las homogenizan y las objetivan” para alcanzar unas identidades de género —un ser hombre y ser mujer— que no existen. Un chico trans* lo tendrá más difícil para aprobar el test si no le gusta el fútbol y una mujer trans puede que se encuentre con trabas si es lesbiana o no le gusta vestirse con falda. La Organización Mundial de la Salud ha publicado la nueva edición de su manual de enfermedades, saca la transexualidad del capítulo de trastornos y pasa a formar parte de un epígrafe denominado “condiciones relativas a la salud sexual”. Un pequeño gesto, que cambia mucho, pero, desde luego, no lo cambia todo.

Siempre intento empezar o acabar los artículos con una pequeña anécdota, una historia que sirva de ejemplo de lo que pretendo transmitir. Una situación desagradable con la que me topé en un ascensor para hablar del miedo que tenemos las mujeres a vivir con libertad el espacio público o aquella última vez que me llamaron “bollera” para seguir denunciando la LGTBfobia cotidiana. Hoy, que escribo de salud y personas trans*, me vienen a la memoria momentos ajenos, que son paradigmáticos: las esperas con M. en la consulta del endocrino privado a 79 kilómetros de su casa, nerviosa porque nadie le explicaba las consecuencias que las hormonas pueden tener en su salud o a V. pinchándose testosterona en casa; las quejas de ambos por no encontrar en el sistema de salud una mirada integral y no patologizante de sus cuerpos. Las visitas de V. al ginecólogo, que le mira como las vacas al tren, sorprendido ante su coño y su barba; los dilatadores de N., con los que se estuvo penetrando, cada día, durante muchos meses para poder ser penetrada después —es ese un requisito social indispensable para ser considerada mujer— y cómo todo esto supone una vulneración flagrante de sus Derechos Humanos. Las encuestas europeas dicen que las personas trans* tienen el nivel de salud más precario del colectivo LGTB, como consecuencia —para esto no hace falta una encuesta— de la transfobia. En 2010, distintos colectivos redactaron la ‘Guía de buenas prácticas para la atención sanitaria a personas trans* en el marco del sistema nacional de salud’ con las deficiencias del sistema sanitario, en la que, además, establecen una serie de propuestas concretas para mejorar su atención en todos los ámbitos relacionados con la salud. Si hiciéramos el test de la vida real a cualquier Estado, podríamos dar la bienvenida a muchas anarquías.

Andrea Momoitio

Este es un artículo de Pikara Magazine en el Marco del proyecto Abordaje de la violencia simbólica desde el ámbito educativo, sanitario y los medios de comunicación financiado por la Diputación Foral de Bizkaia.

General Óptica y medicusmundi bizkaia garantizan la salud visual de 660 personas en Guatemala

En continuidad con el trabajo que medicusmundi bizkaia y General Óptica desarrollamos para garantizar el acceso a la salud visual en las zonas rurales de Guatemala,  este último año logramos que 660 personas recibieran atención sanitaria oftalmológica. Este hecho ha sido posible gracias al trabajo conjunto con la asociación local de la Congregación de Las Hijas de San José, las Pastorales de Salud, las comunidades y el personal especializado que garantiza un servicio de calidad.

Consultorio Guatemala General Óptica

El consultorio se ha realizado en las zonas rurales de Coatepeque, en el suroeste del departamento de Chimatenango.

Esta vez, el  proyecto se ha desarrollado en el periodo abril 2017 y marzo 2018, en el área rural del municipio de Coatepeque, en el sur del departamento de Quetzaltenango, en el suroeste de Guatemala, donde la población que vive en zonas apartadas, apenas cuenta con acceso a servicios básicos de salud, siendo aún menor el acceso a la salud visual.

Gracias a esta iniciativa, hemos podido tratar patologías como miopía, astigmatismo e hipermetropía, especialmente entre pacientes mayores de 41 años. Destaca el importante número de pacientes menores de 30 años que han recibido atención, contribuyendo a identificar patologías que antes no eran tratadas por falta de atención.

Esta intervención se ha desarrollado junto a la organización socia local Congregación Las Hijas de San José, que lleva 50 años trabajando en la zona y mantiene excelentes relaciones de colaboración con medicusmundi bizkaia. Ambas organizaciones llevamos trabajando conjuntamente desde 2005,  impulsando proyectos comunitarios en torno a la salud.

Diez años trabajando en el desarrollo social y económico de las mujeres mediante las cooperativas

Las cooperativas formadas por mujeres con las que medicusmundi trabaja en Ruanda desde 2007, contribuyen al desarrollo económico y personal de muchas mujeres en situación de vulnerabilidad económica y de aislamiento social. Mediante el desarrollo de actividades generadoras de ingresos, como la agricultura, la ganadería o talleres artesanales, y la alfabetización y la formación, estas mujeres han adquirido capacidades, convirtiéndose en referentes para sus comunidades

Mujeres de la cooperativa de Karama el 26_04_2018 durante la formación en cestería

Mujres de la cooperativa Karama en una capacitación de cestería

El proyecto de promoción socio-económica: DUKORA TUJY´IMBERE formado por siete cooperativas situadas en el distrito de Kamonyi de Ruanda, nació en 2007, cuando mujeres de los grupos de seguimiento de los Centros de Malnutrición para el tratamiento de niños y niñas de corta edad, comenzaron a formar proyectos para mejorar su situación vulnerabilidad económica y de aislamiento social. medicusmundi identificó esta línea de trabajo como una herramienta para el desarrollo socio-sanitario y económico de las comunidades, basándose en tres ejes prioritarios: el fortalecimiento de las capacidades productivas; la organización y gestión de las cooperativas; y su participación en el espacio socio-sanitario y comunitario.

Actualmente, medicusmundi álava/araba y medicusmundi bizkaia colaboran con estas cooperativas formadas por un total de 314 personas, de las cuales el 92% son mujeres. UGAMA y ARDE son nuestras socias locales, con las que compartimos el objetivo de permitirles jugar un rol activo en la lucha contra la pobreza, insistiendo en la mejora de la productividad, aspectos organizacionales y de gestión, que contribuyan al desarrollo socio-económico de su comunidad. Por otro lado, también buscamos incidir en la comunidad en aspectos sanitarios comunitarios y nutricionales, reforzando el rol de agentes sociales de las mujeres de las cooperativas.

Gracias la integración en estas cooperativas, muchas mujeres han mejorado sus capacidades en aspectos como la alfabetización, aprendiendo a leer y a escribir. También hemos podido fomentar el espíritu emprendedor de las cooperativistas, con formaciones sobre cómo construir cooperativas y en técnicas agrícolas. Además, han recibido formaciones sobre la resolución de conflictos familiares y se han abordado temas de convivencia, como el reparto de las tareas domésticas y la equidad entre hombres y  mujeres.

“Esto ha repercutido en la mejora del rol comunitario de las mujeres, ya que una vez han participado en las diferentes formaciones, transmiten sus conocimientos a otras personas, dentro y fuera de las organizaciones”

Emma Benimana, es socióloga de formación, ha trabajado en el Centro de salud Kiyanza como responsable del Servicio Nutricional y en el hospital Roi Faisal como responsable adjunta de Servicios Sociales. Ahora trabaja en UGAMA, y según ella, “antes de la creación de las cooperativas, estas mujeres únicamente se ocupaban e las tareas domesticas. Pero  a lo largo de estos años se han generado cambios positivos, tanto en el ámbito familiar como en el comunitario y ahora ellas también ejercen cargos de poder institucional y pueden heredar bienes paternos, derecho que antes era exclusivamente de los varones”.

Las mujeres que integran las cooperativas reciben formación para desarrollar actividades generadoras de ingresos

“Todo esto ha repercutido en la mejora del rol comunitario de las mujeres, ya que una vez han participado en las diferentes formaciones, transmiten sus conocimientos a otras personas, dentro y fuera de las organizaciones”, comenta Ana Martín, trabajadora social y recientemente incorporada a los proyectos de las cooperativas en Ruanda. “Ahora gestionan actividades de sensibilización en comunidades en espacios públicos, tales como el Forum de Madres y Padres, el Consejo Nacional de Mujeres o los Comités de Dirigentes de los Pueblos”.

 “Este espacio permite canalizar y multiplicar los poderes individuales de cada mujer y con ello se aumenta su participación en los procesos de toma de decisiones, en el ejercicio del poder y en su capacidad de influir en el cambio social”, destaca Martín.

A pesar de todos estos avances, Benimana constata que aún existen muchos casos de malnutrición infantil, así como dificultades ligadas a la Salud Sexual y Reproductiva, tales como embarazos precoces, aumento de la incidencia del VIH, ETS  y enfermedades ligadas a la insuficiencia de higiene.

En cuanto a los desafíos para las mujeres, ambas  recalcan que “estamos en un contexto con rasgos patriarcales muy marcados y sí, existe una evolución manifiesta en la igualdad y equidad entre mujeres y hombres pero aún queda mucho por hacer, principalmente en los aspectos ligados al cambio de mentalidad y de comportamiento”.

Ana Martín propuso a las mujeres que forman parte las cooperativas definir en pocas palabras que han supuesto para ellas las cooperativas, a lo que respondieron: “unir fuerzas, desarrollarse, invertir y ganar”.

Emergencia en Guatemala tras la erupción del Volcán de Fuego

La situación de emergencia sigue vigente en Guatemala, cuando se cumple una semana de la erupción del Volcán de Fuego, y ya se han contabilizado de 110 muertos y más de 1,7 millones de personas afectadas.

Betty Porras, representante en el país de medicusmundi bizkaia y de la Federación de Asociaciones Medicus Mundi España, cuenta que hasta la oficina de Antigua, situada a 20 kilómetros de la zona cero, “nos ha llegado ceniza y sentimos muy de cerca la tragedia de las comunidades próximas”.

Los lahares (flujo de sedimento y agua que se moviliza desde las laderas de volcanes) y flujos piroplásticos (mezcla de gases volcánicos, materiales sólidos calientes y aire atrapado que se desplaza a gran velocidad desde las laderas de los volcanes) producidos como consecuencia de las erupciones afectaron especialmente a la comunidad de San Miguel de los Lotes y a la aldea del Rodeo, ambas pertenecientes al departamento de Escuintla. Además hay comunidades del departamento de Sacatepéquez y de Chimaltenango que se han visto afectadas, y se ha declarado la alerta roja de emergencia y de calamidad pública.

“Como regularmente suele ocurrir en un país como el nuestro con tanta desigualdad, son comunidades rurales y pobres las más afectadas ya que son las que se asientan en éstos lugares tan vulnerables a los desastres naturales”, recuerda Betty Porras, haciendo también referencia a la debilidad del estado para abordar y prevenir este desastre.

Ayuda humanitaria

Además de los afectados por quemaduras e intoxicaciones, la pérdida de familiares, muchos de los cuales no podrán ser recuperados así, como las pérdidas materiales que han sufrido las los supervivientes, ha generado una situación de estrés post traumático en muchas de las personas afectadas. Por ello se está priorizando abordar el apoyo psicosocial de salud mental para el afrontamiento del trauma.

Con el objetivo de coordinar la ayuda que se envíe para la población afectada por parte de medicusmundi, se canalizará a través de nuestros socios locales: ASECSA y CPDL y el Foro Nacional de Salud, que son quienes más involucrados están en el área de referencia.

Entre las comunidades identificadas como prioritarias por ASECSA se pueden mencionar: Comunidad Maya Poptí 15 de octubre l, Comunidad Trinidad, Panimache I en Yepocapa, Organización Cooperativa Unión Huiesta que se ubican en la falda Sur del Volcán de Fuego entre otras además, de las aldeas el Rodeo y el Zapote que continúan en riesgo porque la actividad volcánica no ha cesado.

Cabe mencionar que el nivel de riesgo continúa siendo alto, ya que es la temporada de lluvias y el riesgo de lahares en las faldas del volcán es alto, “y eso puede afectar a un sinnúmero de comunidades”, destaca Betty Porras.

medicusmundi bizkaia reafirma su compromiso por el derecho a la salud en África

Hoy 25 de mayo, es el Día de Africa, y en medicusmundi bizkaia queremos presentar los resultados conseguidos en varios proyectos desarrollados en la República Democrática del Congo, relacionados con la defensa y promoción de los Derechos Sexuales y Reproductivos, la asistencia a las víctimas de violencia de género y el acceso a la salud.

Sensibilización sobre la lucha contra las VSBG

Sesión de sensibilización sobre la lucha contra las VSBG

Por un lado, hemos concluido un plan para la mejora en la atención a víctimas de violencia sexual basada en razones de género y en la correcta gestión de los medicamentos, en la zona de salud de Ngaba, en la ciudad de Kinshasa. Por el otro, hemos desarrollado un proyecto para la promoción y protección de los Derechos Sexuales y Reproductivos en el territorio de Kasangulu, en la provincia del Congo Central.

Las víctimas de violencia sexual que acuden a los centros en muchos casos no reciben una atención médica adecuada, o en el peor de los casos no reciben ninguna atención. Además los medicamentos que tienen que adquirir para evitar el contagio del VIH u otras enfermedades de transmisión sexual, no cuentan con las garantías necesarias, como consecuencia de una gestión deficiente, tanto en los procesos como en las infraestructuras.

Mediante este proyecto, hemos mejorado las instalaciones de la oficina administrativa de la zona de salud de Ngaba. Hemos reforzado las capacidades del personal de los centros de salud en la gestión de medicamentos y en la atención adecuada a las victimas supervivientes de violencia de género, dotándoles de herramientas y acompañamiento, para atender correctamente a las víctimas, según sus necesidades y respetando su dignidad y confidencialidad.

Conjuntamente, el voluntariado comunitario ha realizado un total de 565 sesiones para reforzar las capacidades de las comunidades en la lucha contra la violencia de género; abordando temas como la violencia sexual, las enfermedades de transmisión sexual o el uso del preservativo.

Sensibilización sobre la lucha contra las VSBG

También hemos formado a supervivientes de violencia de género para que puedan emprender y gestionar sus proyectos generadores de ingresos

En la provincia del Congo Central, en el territorio de Kasangulu, hemos desarrollado proyectos para movilizar a la sociedad civil, entre las comunidades y autoridades de Masa, para la puesta en marcha de la estrategia de lucha contra la violencia de género. Este proceso se ha llevado a cabo mediante sesiones de sensibilización, tales como programas radiales o sesiones para la movilización de la sociedad. Mediante este proyecto, también se ha formado a 18 víctimas de violencia de género para que puedan emprender y gestionar actividades generadoras de ingresos.

En medicusmundi bizkaia trabajamos para garantizar el derecho a la salud de todas las personas, y en especial de los sectores más vulnerables de la población. Es por eso que 50 años después, mantenemos nuestro compromiso en África, desarrollando proyectos para el fortalecimiento de la salud y en el ámbito de los derechos humanos.

Proyecto para el abastecimiento de agua y saneamiento para la población indígena maya mam en Guatemala

Gracias al proyecto financiado por el Ayuntamiento de Bilbao 2017, la localidad Concepción de Chiquirichapa, en el departamento de Quetzaltenango, al noreste del país de Guatemala, contará con un sistema integral de abastecimiento de agua segura y saneamiento. Además, se están capacitando grupos capacitados en el mantenimiento y sensibilización entorno a los recursos hídricos entre la población indígena local.

Agua y saneamineto Chiquichapa, Guatemala

Trabajos en el sistema de saneamiento

Este proyecto está realizando junto a la organización local Siembra/ANGUADE, con el objetivo de facilitar el acceso de la población más vulnerable al agua y un sistema de saneamiento adecuado.

Todo ello se está realizado respetando tanto la equidad de género y las costumbres culturales de las comunidades locales de las etnias mam, xinca y garífuna, tres de los 21 grupos étnicos y lingüísticos de Guatemala.

El objetivo es facilitar el acceso al agua segura a las comunidades de la aldea Tuipox y sus caseríos: Tzijión, Los Juárez, Los Pérez y Los Cabrera, con la construcción de un pozo, una línea de bombeo y su hipoclorador (bomba dosificadora de químicos para potabilizar el agua). Además también se está construyendo un sistema de alcantarillado sanitario con planta de tratamiento para la población del Caserío Toj Xucuwé.

El plan ha sido abordado desde un planteamiento integral, por lo que se está capacitando personal técnico comunitario para la gestión de las instalaciones, fortaleciendo las dependencias municipales, generando capacidades para la fiscalización de las políticas ambientales, a la vez que se está formando personal en fontanería comunitaria. De esta forma se conformará la Unidad de Gestión Ambiental UGAM, que se coordinará con el Centro de Salud y también equipará al equipo de Inspección de Saneamiento Ambiental.

Así mismo, también se está promoviendo la creación y el fortalecimiento de un Observatorio para la fiscalización de la política ambiental municipal, con un enfoque de género y pertinencia cultural.

Con el objetivo de concienciar a la población, también se desarrollan acciones de sensibilización, tales como una campaña radial, la reforestación de fuentes de agua y de zonas de recarga hídrica. Además, mediante las jornadas comunitarias sobre agua segura, saneamiento básico y manejo de basura e higiene personal y del hogar se realizarán acciones para la promoción de la salud entre la población.

Fallece On Bittor Garaigordobil, impulsor de MMB en Ecuador

A pesar de no pertenecer directamente a medicusmundi bizkaia, Bittor Garaigordobil estuvo presente en el nacimiento de la organización y fue quien nos introdujo a en Ecuador, hace ya 52 años. Garaigordobil, miembro de las Misiones Diocesanas de Bilbao falleció el 24 de abril a los 102 años de edad.

Mons. Garaigordobil (17 de octubre de 1915), nació en Abadiño, aunque pasó 34 años como misionero y formó parte de los primeros ocho misioneros que en 1948 partieron desde Euskadi a Ecuador.

Su opción preferencial por los pobres marcó su tarea en Ecuador. Destacó siempre por su carácter humilde y es por esto que aceptó su nombramiento como obispo siempre y cuando lo fuera “como miembro del grupo misionero vasco”.

Su vida fue plasmada en el documental ORDAGO A PEQUEÑA:

 

El equipo Las Lorocas gana la sexta edición del concurso Jóvenes en Busca del Sur

Este sábado 21 de abril las tres asociaciones vascas de medicusmundi han celebrado en Donostia la última prueba y la fiesta final de la sexta edición del concurso Jóvenes en Busca del Sur. Finalizada la prueba por las calles de la Parte Vieja donostiarra, y en la que colaboraron diversos comercios de la zona, Kresala acogió la fiesta final en la que se entregaron los premios a los grupos ganadores.

El equipo Las Lorocas se ha alzado con el primer premio, que consiste en un viaje a Centroamérica, donde sus integrantes tendrán la oportunidad de conocer de primera mano el trabajo de cooperación que desarrolla allí medicusmundi. El segundo clasificado, Txintxingorri, ha recibido una bolsa de viaje para conocer una experiencia relacionada con la solidaridad y/o la cooperación dentro del Estado español o un país colindante a fin de conocer una experiencia relacionada con la solidaridad y/o la cooperación.

jóvenes en busca del sur - gazteak hegoaren bila

Jóvenes en Busca del Sur es un concurso organizado bienalmente por las tres asociaciones de medicusmundi de Euskadi (medicusmundi araba, medicusmundi bizkaia y medicusmundi gipuzkoa) y dirigido a jóvenes de entre 19 y 30 años de la CAPV agrupados en equipos de cuatro personas. A través de las cuatro pruebas que plantea el concurso este año (la realización de un sketch, la grabación de un mensaje de radio, la creación de un tema musical y la prueba sorpresa final) se les ha invitado a reflexionar sobre las inequidades existentes en el acceso a la salud. A través de los diferentes formatos de las pruebas han tenido que responder preguntas como qué papel deben jugar las instituciones en el fortalecimiento de los sistemas de salud o si existen inequidades en el acceso a la salud. El objetivo, de movilizar a la juventud a favor de la equidad en salud desde un enfoque de corresponsabilidad global.

Asimismo, y con el ánimo de trabajar en red implicando a diferentes agentes, la organización cuenta para la evaluación de las pruebas con el apoyo de la Escuela de Enfermería de la UPV/EHU Donostia, con estudiantes de medicina de los Equipos de Salud Familiar de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras –que es una de las contrapartes con las que trabaja medicusmundi bizkaia en este país – y con el grupo musical alavés Haziak.

Jóvenes en Busca del Sur se enmarca en ésta, su sexta edición, dentro de la segunda fase del proyecto “Osasun publiko eta unibertsalaren alde. Inequidades en el acceso a la salud”.

Asamblea de personas socias 2018

El sábado 21 de abril, celebramos la Asamblea General Ordinaria de medicusmundi bizkaia, en el Colegio de Médicos de Bizkaia. Durante el encuentro, las personas responsables de los proyectos de educación y de África y Centroamérica y de contabilidad mostraron el trabajo desarrollado durante el pasado 2017. Así mismo, se renovaron los cargos de la Junta directiva, tal y como corresponde según los estatutos de la asociación.

Al terminar la asamblea, proyectamos el recientemente presentado documental, LA SANIDAD EN SHOCK: NEGOCIANDO CON LA SALUD.

Estas son las personas que estarán al cargo de la Junta directiva durante los Próximos dos años:

CARGO 

 NOMBRE – APELLIDOS

PRESIDENCIA

Miren Itziar Irazabal Aguirre

VICEPRESIDENCIA

Jon Arrieta Pérez

TESORERÍA

Mitxel Casado Souto

SECRETARÍA

Naroa Ciordia Landeta

VOCALÍA

Idily Mérida Martínez

VOCALÍA

Raquel Calvo Larralde